Última etapa de la campaña Presidencial: ME-O acoge a los votantes “huérfanos” de la presidenta

Candidato del PRO ha centrado su campaña en defender la obra del actual gobierno.

“No tengo ningún empacho en repetirlo: Seré el defensor del legado de Bachelet”. Esta es una de las frases que el candidato presidencial del PRO, Marco Enríquez-Ominami, ha expresado para intentar demostrar que está en sintonía con la Mandataria. No es la única. El candidato ha pronunciado otras, como “los Progresistas, los independientes, los movimientos que nos acompañan, vamos a continuar su obra”. La última fue hoy; si llego a ser Presidente cambiaré el nombre de la estación Los Leones del Metro, y le pondré Michelle Bachelet.
Alejandro Guillier, el candidato del oficialismo, se ha alejado notoriamente de la mandataria para evitar mostrarse como un  candidato “invento” de la Nueva Mayoría, y ese espacio vacío ha sido ocupado inteligentemente por el líder del PRO.

Comentarios en Facebook
A %d blogueros les gusta esto: