27/11/2014

Reportaje Sexualidad: Adolescentes “Heterocurisos”

Posted on 18. Oct, 2012 by in Sexualidad

{lang: 'es-419'}

“Probar” con personas del mismo sexo no necesariamente define a una persona ser homosexual o lesbiana, la experimentación sexual durante la adolescencia puede ser parte de la búsqueda de la identidad sexual.

Por Claudia Walker.

Aunque el concepto “heterocuriosas” no existe como tal, cada vez es más común ver adolescentes autodenominarse así. Es cosa de darse una vuelta por el Parque Forestal o Parque Bustamante y ver a jóvenes besándose o tomadas de la mano con personas de su mismo sexo.

Incluso, en un programa de TV, la chica reality Tanza Varela se autodefinió ‘heterocuriosa’, esto luego de darse un beso con otra mujer dentro del encierro televisivo, “era tan rebelde que lo hacía por webiar, pero nunca podría enamorarme de una mujer o estar de la mano con una mina. A mí me gustan los hombres”, declaró en aquella oportunidad.

Si bien, la sexualidad de los adolescentes siempre ha sido cuestión de debate, ya sea porque cada vez se inicia más temprano, o por sus prácticas sexuales alternativas como el sexo oral o anal –para erróneamente no perder la virginidad-, o por sus bailes erotizados como el ‘ponceo’ o por sus conductas homosexuales o bisexuales. Lo cierto es que es una edad compleja y de muchos cambios (biológicos, psicológicos, sexuales y sociales) que remecen las estructuras  aún endebles de la personalidad.

¿Pero qué lleva a algunos adolescentes a mantener relaciones con personas del mismo sexo?

“Cuestionarse, fantasear o tener exploraciones eróticas con personas del mismo sexo en la etapa de la adolescencia es parte del proceso natural de la sexualidad de la búsqueda de la identidad y no necesariamente determinarán una orientación a futuro”, afirma la psicóloga Carolina Pino.

Aunque, la exploración sexual por ‘ensayo y error’ o ‘por probar’ durante la adolescencia ha existido siempre, hoy en día, los especialistas concuerdan en que este fenómeno ha ido en aumento y a diferencia de otras generaciones, tanto hombres como mujeres, se atreven a reconocer esta ‘curiosidad’.  Hay más apertura, mayor liberalidad, menos temores frente a este tema y son los adultos a quienes les cuesta aceptar que hay adolescentes que prueban relaciones con personas de su mismo sexo.

Aunque, las causas de este tipo de conductas –entendidas como el coito, besos, caricias, masturbaciones– están asociadas a la búsqueda de identidad sexual y no necesariamente determinará si una persona será o no homosexual durante la adultez, también, se puede dar producto de un efecto moda, competitivo e incluso para ser aceptado en un determinado grupo de amigos.

El Dr. Christian Thomas, director del Centro de Estudios de la Sexualidad de Chile y terapeuta sexual explica que durante el período de pubertad y adolescencia -que ocurre entre los 12 y 20 años de edad- se pone a prueba la construcción de las relaciones afectivas de los primeros 5 ó 7 años de vida.

“El aparato psíquico se pone a prueba –con la irrupción de las hormonas- y vuelven aparecer complejos que se ocultaron, resolvieron o no se resolvieron durante los primeros años de vida”.

En este contexto, aclara que la búsqueda por diferenciarse de los padres o sus sustitutos y definir quién es, “puede ocurrir el extravío o la confusión”, y en muchos casos, sostiene, “obedece a fallas en el ‘ofrecimiento identificatorio’ de la madre o el padre para lograr una adecuada estructura de identidad”.

“Recuerdo el caso de un joven de 18 años que mantenía relaciones homosexuales y heterosexuales por períodos breves, con gran dificultad para establecer relaciones estables con mujeres. De hecho, presentaba un intenso cuadro de eyaculación precoz en los acercamientos íntimos con ellas. Sin embargo, mantenía, en especial con un amigo, relaciones masturbatorias, de caricias y besos ocasionales, placenteros y sin signos de eyaculación precoz.

Su madre, muy estimada por él, era una mujer muy dominante, asfixiante y controladora. De esta forma, trasladaba esta angustia edípica con su madre a las chicas lo que le impedía, por miedo, conformar relaciones seguras y estables. En cambio, con su amigo todo era previsible y seguro lo que le permitía desarrollar sin tanta angustia su lado placentero.

Trabajada la relación con su madre, pudo lograr definir la heterosexualidad como camino y separar su mundo infantil, angustioso y caótico, elaborar el duelo de la separación con su madre, definir límites más claros y establecer relaciones heterosexuales más integras y seguras. La eyaculación precoz, si bien se siguió presentando con intermitencias, no reviste la gravedad de sus inicios de adolescente” detalla el doctor Thomas a modo de ejemplo.

Sin embargo, ambos especialistas, concuerdan en que también pasa por un tema cultural. Las nuevas generaciones están viviendo una apertura hacia este tipo de conductas, ahora se acepta más, sobre todo entre las mujeres, hay mayor tolerancia, y permisividad a darle un beso a alguien del mismo sexo y no sentirse homosexual.

La extrema erotización que hay en nuestra sociedad, es otro punto a considerar.  Estamos bombardeados de información a través de internet, de imágenes o estímulos sexuales, es cosa de ver los programas de televisión juvenil donde aparecen con ropas insinuantes moviéndose al ritmo del reggaeton o programas de TV que muestran a mujeres dándose un beso. Estimulación que motiva los impulsos sexuales “que hoy en día –según el doctor Thomas- están muy mal manejados”.

¿Hay consecuencias?

Aunque, la psicóloga Carolina Pino, afirma que este tipo de conductas están bastante asumidas por lo jóvenes y no genera mayor problema. El doctor Thomas, aclara que “todas nuestras actividades van a tener un efecto. A la edad de 15 años no pasa desapercibido, no pasa piola, y en algunos adolescentes tener ese comportamiento puede ser muy traumático”.

El uso de alcohol y drogas también puede ser un facilitador de este tipo de conductas. No obstante, un tema preocupante, es el aumento de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) cruzadas en los jóvenes, esto se debe a que muchos adolescentes ‘heterocuriosos’ en medio de sus ‘carretes’ han sostenido relaciones homosexuales sin mayor protección contra enfermedades venéreas.

Tags: , , , , ,